9 recomendaciones para mejorar tu alimentación en verano

El verano está a la vuelta de la esquina. Una época en la que es imprescindible cuidar de la alimentación.

El calor, los cambios de temperatura por los aires acondicionados o incluso, los cambios emocionales que llegan con las vacaciones, pueden llegar a tener consecuencias para tu salud. Y es por eso que mantener unos ciertos hábitos alimentaciones es muy importante para que esto no te pase.

Alimentación en verano

Más importante aún es en algunas etapas de la vida como es la niñez o la tercera edad, donde el calor puede significar algunos problemas de mayor magnitud. También es especialmente importante en el caso de las embarazadas.

Sea cual sea tu caso, te recomendamos que eches un vistazo a nuestros consejos para mejorar tu alimentación en verano y los tengas en cuenta de cara a la nueva estación que está a punto de comenzar.

Recomendaciones para mejorar la alimentación en verano

1. Hidratación

La primera e imprescindible recomendación de cara al verano (esa que repiten médicos y especialistas) es mantenerse muy bien hidratado.

Es bastante obvio que en verano tenemos que aumentar lo máximo posible la ingesta de líquidos. Con las altas temperaturas, sudamos más, y por tanto, nuestro cuerpo pierde agua. Esta pérdida la tenemos que solucionar aumentando la cantidad de líquidos que ingerimos.

Lo recomendable es ingerir al menos 2 litros al día de agua. También puedes consumir zumos, infusiones, limonadas, etc.

2. Evitar comidas copiosas

Hay comidas que nos gustan mucho pero que en verano tal vez prefieras evitar. Los potajes o las comidas con demasiada grasa pueden dificultar tu digestión y hacer que te sientas más pesado después de comerlas.

Claro que de vez en cuando, si te apetece, puedes comer algo de este estilo. Pero te recomendamos que lo hagas en pocas cantidades y no de forma demasiada habitual.

3. Comer frutas y verduras

El verano es la mejor estación para consumir muchos tipos diferentes de frutas y verduras.

Éstas contienen mucha agua, vitaminas, minerales y fibra. Además, su digestión es muy ligera por lo que siempre son recomendables por su alto valor nutritivo (que te mantendrá activo a pesar de las temperaturas) y no te hacen sentir pesado como otras comidas.

4. Hacer 5 comidas al día

Ésta es una recomendación extensible a cualquier época del año. Pero en verano es muy importante que no te saltes ninguna comida importante. Te ayudará a sentirte menos cansado y más capaz de hacer frente a tus actividades diarias a pesar del calor.

Una idea es que complementes las comidas con frutas (al mediodía y a la tarde) utilizando 2 de estas 5 comidas diarias para ingerir comidas que sean de alto valor nutritivo.

5. Digestiones ligeras

Como comentábamos antes, en verano es mejor evitar cierto tipo de comidas y, en sustitución, consumir alimentos cuya digestión sea mucho más ligeras.

Algunas ideas es que comas ensaladas, gazpacho, sopas, verduras, etc.

También es buena idea evitar los fritos o rebozados, los productos refinados, y utilizar formas de cocción que ayuden a la digestión (comidas a la plancha, parrilla, horno, etc.)

6. Ingesta de hidratos de carbono

Los hidratos de carbono aportan mucha energía que la necesitarás más aún en esta época del año. Por tanto, intenta mantener su consumo o incluso aumentarla.

Una buena forma de comerlos es haciendo ensaladas de pasta o legumbres y consumiendo pan o cereales en el desayuno.

7. Comer más pescado que carne

El pescado contiene más agua que la carne, su digestión es más ligera y tiene algunos nutrientes que te van a ser de ayuda para sentirte mejor.

Consúmelos a la plancha o al horno acompañados de salsas con poca grasa. Puedes seguir comiendo carne pero es preferible que aumentes el consumo de pescado.

8. Postres

En verano nos encanta comer postres sobre todo aquellos que sean refrescantes. Los helados, por supuesto, son una buena opción si quieres algo frío pero siempre que no abuses demasiado de ellos.

También puedes aprovechar los postres para consumir frutas, helados de yogur o granizados.

9. Cuidado con comer fuera de casa

Es habitual que en verano y sobre todo cuando estamos de vacaciones aprovechemos para comer fuera de casa.

Date algún capricho pero recuerda no abusar de los fritos,  evitar comidas copiosas y que dificulten tu digestión. Aprovecha las comidas para comer pescado, ensaladas, y en difinitiva, cualquiera de los alimentos que hemos comentado antes.

10. Utiliza complementos nutricionales

Nuestra última idea es que hagas uso de algunos complementos diéteticos o nutricionales que te van a ayudar llevar una vida más saludable y hacer frente a las altas temperaturas.

En esta ocasión, aprovechamos para recomendarte el complemento vitamínico de Pharmaton Complex formulado con vitaminas y minerales esenciales, así como Ginseng G115 que ayudan a mejorar la energía física y mental.

En la ficha verás que está indicado, entre otras cosas, para casos de estilo de vida muy activos o en cambios de estación.

Alimentación en verano - complementos vitamínicos¿Qué te han parecido nuestros consejos para mejorar la alimentación en verano? ¿Nos sugieres alguno más que te funcione?

Comentarios