Consejos para la higiene íntima femenina

Ya te lo explicó tu abuela, tu madre, y hasta tu mejor amiga. Pero como el mantener buenos hábitos de higiene te evitará más de una preocupación o visita al ginecólogo, hoy queremos repasar contigo algunos consejos para la higiene íntima

Los días de calor, el estrés, la ansiedad, los ciclos menstruales y otros factores de diversa índole, obligan a la mujer a ser más cuidadosa con su higiene íntima. Para evitar posibles infecciones e incomodidades de toda clase, hay algunos hábitos que toda mujer debe respetar.

higiene-intima

Lavarse las manos antes del aseo

En primer lugar, hay que lavarse las manos con jabón antes de cualquier contacto con la vagina y todas las partes íntimas.

Aseo diario

Como mujer debes asear tus partes íntimas o genitales, al menos una vez al día, frecuencia que dependerá de las actividades diarias que realices en el día como, por ejemplo, al levantarte por la mañana, al finalizar la rutina de ejercicios, al cambiar tu tapón o toalla higiénica, entre otros momentos. Con cada aseo, cambia tu ropa íntima.

Evitar las duchas vaginales

Por el hecho de que la zona vaginal garantiza su propia protección, debes evitar las duchas vaginales frecuentes o de irrigación vaginal. No debes lavar el interior de la vagina puesto que esta zona posee una protección propia, pero si debes lavar la región de la vulva con gestos de delante hacia atrás, para impedir la proliferación de gérmenes en la vagina.

Usar jabones íntimos

Los productos de higiene íntima que utilices deben ser suaves y que no modifiquen la acidez vaginal; opta por los jabones no perfumados y con Ph neutro. Nunca utilices para la zona íntima, los productos de limpieza corporal habituales como el gel de ducha y los desodorantes en aerosol.

Evitar las relaciones sexuales teniendo la regla

Las relaciones sexuales se deben evitar durante el tiempo de la regla o menstruación porque existen riesgos de infección. Antes y después de una relación sexual, conviene orinar y sobre todo lavarse con agua y jabón íntimo para evitar los gérmenes.

La higiene íntima femenina es un hábito que se aprende desde niña, pero que se tiene que practicar a lo largo de toda la vida. Poniendo en práctica estos consejos, notarás algunos cambios favorables para todo tu organismo. ¿Quieres más consejos? Te invito a leer otros hábitos de higiene que debes seguir para cuidar tu salud y ser más bella.

Comentarios