Humidificador: qué es y para qué sirve

Hoy queremos hablar de un elemento poco conocido pero muy útil para mejorar la estancia para adultos y especialmente, para bebés y niños.

Se trata del humidificador. Un aparato compuesto por un recipiente de agua que mediante diversos sistemas consigue que ésta se evapore y pase a formar parte del aire de la habitación dónde esté ubicado.

Humidificador: qué es y para qué sirve

Humidificador: qué es y para qué sirve

Es el aparato ideal si quieres que la atmósfera de tu casa, o de la habitación dónde haya un bebé, sea la perfecta en esas épocas del año donde el ambiente puede ser especialmente perjudicial.

Lo que consigue el humidificador con su sistema de evaporación del agua es que la temperatura y la humedad estén en los niveles adecuados.

Por ejemplo, en invierno, cuando se hace uso de la calefacción, la temperatura sube y la humedad baja. Además, el aire no se renueva por lo que el ambiente se puede transformar en algo nocivo especialmente para los bebés que necesitan cuidados mayores.

Gracias al humidificador la humedad se controla, aumentándola cuando los niveles están bajos y consiguiendo un menor riesgo de que microorganismos causantes de infecciones respiratorias proliferen en el ambiente. Con el control de la humedad, asimismo, los resfriados se hacen mucho más llevaderos.

Además, con su uso conseguimos que el aire no sea tan seco evitando irritaciones en la garganta o la piel.

Tipos de humidificadores

Actualmente, puedes encontrar en el mercado dos tipos de humidificadores:

Humidificadores de vapor frío

Este tipo de aparato evapora el agua del recipiente mediante ultrasonidos. Gracias a esto, cuenta con grandes ventajas. En primer lugar, no existe peligro puesto que no hay fuente caliente. Por otra parte, se puede usar en verano ya que no aumentan la temperatura ambiente y el aire es más fácil de respirar.

En algunos casos se recomienda usar agua destilada ya que al no hervirla podría contener microorganismos infecciosos.

Humidificadores de vapor caliente

En este caso la evaporación se consigue mediante el calor. Sus ventajas principales es que se puede usar agua del grifo ya que en este caso sí que se hierve el agua, y que es un modelo más barato que el anterior.

En contraposición, también tiene bastante desventajas. El principal es que sí es más peligroso que los modelos que utilizan los ultrasonidos dado que con éste sí que hay fuente de calor, por lo que hay que tomar precauciones. Además, no es indicado para usar en verano ya que su uso eleva la temperatura del ambiente.

Cómo usar un humidificador

Las ventajas de usar humidificador son claras. No obstante, si estás pensando en comprar uno tienes que saber qué precauciones tomar.

  • Limpieza: es muy importante mantener el humidificador limpio porque sino lo que es una ventaja se puede transformar en algo nocivo para ti. Se debe limpiar adecuadamente y a menudo para evitar la proliferación de microorganismos infecciosos. Por supuesto, el agua debe de cambiarse diariamente.
  • Usarlo cuando sea conveniente: Solo se debe usar cuando la combinación temperatura y humedad no sea la correcta. También se indica para el invierno o cuando haya alguien con problemas respiratorios.
  • Cuidado con la ubicación: en todos los casos, pero especialmente con el uso de humidificadores de vapor caliente. Ojo con que no esté cerca del alcance de los niños.

Recomendación

En demifarma podrás encontrar el Humidificador ultrasónico difusor de aromas Clabi. Como hemos explicado, este es un tipo de humidificador que no usa vapor caliente por lo que el peligro es menor y se puede usar en verano.

Su depósito tiene una capacidad de 150 ml de agua, que puede proporcionar una nebulización de hasta 3 horas con un flujo medio. Tiene varias opciones de funcionamiento, con distintos flujos en función de la necesidad (bajo, medio y fuerte) y de luz (sin luz, luz de color fija, luz variable de 5 colores).

humidificador, qué es y para qué sirve

Comentarios